El pueblo venezolano ha sido el protagonista de Vive TV durante una década

Mañana se cumplirán 10 años del día en que Vive TV salió al espectro radioeléctrico con la misión de ser la pantalla del pueblo venezolano. Esta televisora es la primera señal pública que desde hace una década es una trinchera para batallar junto al Poder Popular en la construcción de la patria. Con esta razón de ser que parece obvia para un canal del Estatal, esta empresa ha roto paradigmas y se mantiene como un laboratorio que busca consolidar el modelo de televisión alternativa.

El canal nació al año siguiente del golpe de Estado de abril de 2002, precisamente cuando la Revolución “tomó conciencia” del cerco comunicacional y se iniciaron varias políticas para hacerle frente a las nuevas arremetidas de la derecha. Vive irrumpió en el concierto de medios venezolanos luego de 60 años de una televisión dominada por el capitalismo. No obstante, se habían dado pasos que evidenciaban que se podían hacer programas diferentes.“Aló, presidente demostraba que se podía romper con el modelo establecido, que uno podía hablar de nuevas cosas, de una nueva mirada sobre el país y hacerlo con el pueblo”, recordó Sergio Arria, presidente del canal.

El aniversario de Vive es también el de la Corporación Venezolana de Telecomunicaciones (Covetel), la empresa del Estado que hace las transmisiones remotas para los medios públicos, además es la madre del canal infantil 1.2.3 TV y de las sedes regionales de Vive en Occidente, Centro Occidente, Andes, Llanos, Orinoco y Oriente. La institución también hace el servicio de alojamiento web de los canales de televisión digital Sibci HD, ConCiencia y Alba TV. .

Además de presidente, Sergio Arria es uno de los fundadores de Vive, quien pretende a corto plazo que las sedes regionales de la televisora se conviertan en canales con una programación propia que refleje lo que sucede en las localidades.

Sergio Arria presidente de VIve TV

-Es el mismo, pero además se diversificó y se profundizó. La fuerza de la historia hizo que Vive tuviera que asumir nuevas tareas muy pronto. A un año de su creación el canal debía tener una programación de 24 horas, cuando apenas estaba comenzando y formando a su personal que venía de emisoras comunitarias, de universidades nuevas como la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Vive viene de esa experiencia de las televisoras comunitarias e independientes, de gente que estaba produciendo contenidos alternativos de forma aislada y que estaba consciente de la guerra comunicacional. Con el convenio de cooperación cultural entre Cuba y Venezuela, Vive se equipó con torres de transmisión y las más de 49 móviles que se han hecho para el Estado y las diferentes estructura del despacho de Comunicación e Información. Con este acuerdo de cooperación acabamos de equipar 13 televisoras comunitarias con tecnología de alta definición. En 2008 y durante dos años, asumimos la transmisión del Aló, presidente. Fueron siempre tareas que surgieron al fragor de la batalla. El Comandante decidió que los proyectos estratégicos de equipamiento se ejecutarán por Vive y no por otros canales. Él confiaba lo suficiente en este equipo, donde se creó una oficina con compañeros venezolanos y cubanos, de la empresa Copextel y se han desarrollado muchos proyectos. Pero no es solo esto, nos encargamos de la producción de contenidos infantiles. Era necesario que las niñas y los niños de la patria tuvieran un canal que pudiera romper con la hegemonía de propuestas como Discovery kids. Ha sido un gran esfuerzo crear la señal de 1.2.3 TV que está durante 24 horas en televisión digital abierta. Desde 2006 hemos impulsado las televisoras comunitarias y alternativas y la red Alba TV, en la que participan movimientos sociales latinoamericanos. Si bien es cierto que hay otros canales que han venido combatiendo en el área táctica, es necesario atender todo lo demás y nos ha tocado esa parte.

-¿Qué caracteriza el modelo de comunicación de Vive?

-Es el modelo de la comunicación participativa. En la Constitución se dice claramente que esta es una democracia participativa y protagónica. Además el preámbulo de la Carta Magna habla de que este es un Estado pluricultural y multiétnico. Esas son las dos principales inspiraciones para la creación de Vive en el fragor de una batalla: no olvidemos nunca que estamos en un país asechado por un imperio, estamos amenazados permanentemente. El Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (Sibci) que tenemos hoy ha estado permanentemente en resistencia, porque el ataque ha sido brutal. No ha sido solo una Guerra de Cuarta Generación, ha sido fuego a discreción durante 14 años, no hay precedentes en la historia de tantos medios de derecha nacionales e internacionales aliados para destruir un país.

UNA PROPUESTA EN CONSTRUCCIÓN

-¿Cómo se traduce en la pantalla ese modelo de comunicación participativa y protagónica?

-En Vive no tenemos un moderador para un programa, eso es un ejemplo. Las protagonistas son realmente las comunidades. Los programas de opinión y participación se realizan desde todas las sedes regionales de Vive como Diálogo de saberes, La palabra vive y Voz alzada, este último es un programa que se hace en medios comunitarios, que por primera vez se ven en pantalla. Mucho de lo que hacemos no tiene un impacto cuantitativo en audiencia pero tiene un impacto cualitativo y político importante. Que una comunidad se sienta atendida comunicacionalmente por el Estado, no tiene valor monetario o es cuantificable. Si bien es cierto que Vive no tiene una gran audiencia, aunque en ningún país un canal cultural tiene una gran audiencia por no trabajar con la lógica del capital, debiéramos preguntarnos qué contenidos hay en los canales privados que contribuyan no digo con el socialismo, sino al impulso del humanismo, a que seamos mejores seres humanos. No conozco ningún contenido así en las pantallas privadas. Aquí en Vive hacemos un esfuerzo para hacer otra televisión, evidentemente no competimos con los mismos lenguajes, pero la Revolución también requiere tener una nueva mirada sobre lo humano y el país. En el programa Diálogo de saberes los distintos periodistas de Vive son los moderadores, participan todas las comunidades que quieren plantear una necesidad, un logro o una denuncia, es gente que de no ser por ese espacio nunca saldría en televisión. Esto no es necesariamente el modelo de la televisión socialista, entendemos que la televisión socialista no tiene receta y que hay que construirla. Vive es una propuesta.

-¿Diez años después sigue siendo una propuesta?

-Creo que sí. Hemos hecho cosas que han roto paradigmas y que no tienen precedentes en la historia de la televisión venezolana. Hoy los estudiantes y los egresados de la UBV forman parte de los equipos de las sedes regionales del canal. Somos 1.000 personas en todo el país. En las sedes regionales se producen noticias, documentales, reportajes y se genera algo muy importante para el Estado: las transmisiones en vivo para el Sibci. Prácticamente todas las transmisiones en vivo de VTV y del sistema de medios fuera de Caracas las hace Covetel, lo hacemos con un alto sentido de disciplina, de militancia y de compromiso.

VISION GEOESTRATÉGICA

-¿Cómo conciben esos canales regionales de Vive?

-La sede de Maracaibo comenzó en 2004. Cuando inició Vive consideramos importante desarrollar contenidos desde el Zulia por muchísimas razones y para esa época la derecha había planteado un referéndum revocatorio contra el Presidente y nos parecía urgente estar en Zulia. En 2006 se dio un impulso a la regionalización y se concretó en 2008, cuando comenzamos con las seis sedes regionales se había formado el personal, se habían adquirido otras unidades móviles para colocarlas estratégicamente en el país, para generar contenidos en tiempo oportuno. El proyecto está inspirado en la propuesta que hizo el presidente Chávez en la reforma a la Constitución sobre la nueva geometría del poder, del Estado multicéntrico. El Comandante solicitó expresamente una sede para San Fernando de Apure, que es la de Los Llanos, que funciona en esa ciudad. Más allá de una frontera política, creemos que las regiones tienen muchos aspectos culturales e históricos comunes, eso coincide con la propuesta de Chávez y con la distribución de las presidencias del Partido Socialista Unido de Venezuela y con las regiones desarrollo y defensa integral. Siempre estuvimos en sintonía con la visión de lo geopolítico y lo geoestratégico del país. Pero además, creemos que las sedes regionales deben convertirse en señales regionales, eso es lo que estamos haciendo en este momento.

-¿Eso viene para el próximo año?

– Tenemos señales regionales en Los Andes y en Lara (Centro Occidente) donde estamos en prueba. En San Cristóbal estamos difundiendo un informativo regional todos los mediodías durante una hora, que se hace con el personal de Vive que está allí, con el personal de los demás medios del Sibci y las televisoras comunitarias. Se creó un sistema de distribución de contenidos, logramos conmutar la antena de San Cristóbal para tumbar la señal de 24 horas de Vive Caracas y montar la señal regional durante una hora. Esto es para ir a dar las batallas en las regiones. Ha costado Dios y su ayuda formar a la gente, montar las sedes y calculamos que en estos años hemos formado unas dos mil personas, que no sabían nada de comunicación o telecomunicaciones y que hoy están en la primera línea de la batalla comunicacional.

Una pantalla para la infancia de la patria

Uno de los más recientes logros de la Corporación Venezolana de Telecomunicaciones (Covetel) es tener al aire 1.2.3 TV, un canal infantil con 24 horas de programación mediante la televisión satelital de Cantv y televisión digital abierta. Además se puede disfrutar este espacio en la franja contenido para niñas y niños de Vive.

“Fue por Cantv donde salió por primera vez la señal de 1.2.3 TV. El 28 de este mes cumpliremos dos años de transmisiones de contenidos hechos especialmente para nuestras niñas y nuestros niños”, celebró José Antonio García, vicepresidente de Gestión Productiva de Covetel y coordinador de la referida pantalla infantil.

A decir de García, se trata de una iniciativa que presenta contenidos novedosos para chicas y chicos mayores de siete años de edad, que también se pueden ver reflejados en esta pantalla que produce contenidos en escuelas y comunidades. “Este es un proyecto que nos va a permitir ir creciendo con los niños hasta llegar a los chicos de 12 años”, acotó.

Señaló que lo maravilloso de 1.2.3 TV es que abrió la posibilidad de crear contenidos audiovisuales para las niñas y los niños venezolanos, para que se reencuentren con la historia patria, la geografía nacional y los valores populares.

García apuntó que esta televisora infantil nació como una plataforma para el desarrollo de productoras y productores nacionales independientes que están a cargo de las series animadas, junto con un pequeño equipo de nueve personas que están detrás de 1.2.3 TV.

“Recibimos materiales de productores nacionales independientes de todo el país, y en el contexto del desarrollo de la televisión digital abierta, en convenio con Argentina, estamos por estrenar materiales hechos por productores de ese país. También tenemos contacto con televisoras infantiles como Pakapaka de Argentina y otras del continente latinoamericano, estamos intercambiando materiales”, agregó.

Correo del Orinoco