Decreto estadounidense es parte de una ofensiva geopolítica contra Latinoamérica

Publicado: 10/03/2016
FOTO: Marcelo García

FOTO: Marcelo García

Palacio de Miraflores, Caracas. El presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, se pronunció este jueves en rechazó a la aseveración del Decreto emitido por el gobierno estadounidense en el que se declara a Venezuela como una amenaza.

A través de un enlace satelital el presidente Maduro interactuó con el programa La Política en el Diván conducido por el alcalde del municipio Libertador de Caracas, Jorge Rodríguez, e informó que parte del Ejecutivo Nacional se encuentra revisando un conjunto de iniciativas en respuesta a la medida ratificada por Estados Unidos en contra de la Patria de Bolívar.

“Vamos a lograr que el Decreto sea revertido, pero nada nos debe desviar del tema inicial que es la emergencia económica (…) Este Decreto ha manchado es a –Barack- Obama”.

El mencionado Decreto es parte de una ofensiva geopolítica global para revertir los cambios políticos y sociales que se están dando en América Latina, señaló el Presidente, al tiempo que enumero casos como la detención del expresidente brasilero Luiz Lula da Silva, el asesinato de la líder hondureña Berta Cáceres, el intento de desestabilización de Bolivia y de Venezuela.

“Nosotros vamos a defender este proyecto –dijo- el Decreto ratifica que es una planificación central. Es el imperialismo tratando de retomar el poder (…) pero en Venezuela y más allá de Venezuela nos haremos respetar”.

El Presidente lamentó la actitud asumida por el presidente estadounidense y calificó como chantaje la revalidación del Decreto en contra de Venezuela. “Nosotros no cedemos a chantajes, aquí habrá justicia”.

Asimismo, calificó como “un escándalo nacional, un apoyo por omisión” que la Asamblea Nacional haya rechazado la propuesta presentada por el Bloque de la Patria para discutir la agresión imperial en contra de Venezuela.

El presidente estadounidense, Barack Obama, extendió por un año más las sanciones contra Venezuela que impuso el 9 de marzo de 2015, por supuestas violaciones de derechos humanos y declaró una situación de “emergencia nacional” por el “riesgo extraordinario” que supone ese país para la seguridad de Estados Unidos.
Ante esta medida, naciones latinoamericanas y movimientos sociales han alzado su voz en repudio a esta nueva agresión, que dilata aún más las relaciones bilaterales entre ambas naciones.

Por Bianca Borrero