Chávez reivindicó lucha campesina por la tierra y visibilizó su rol productivo

Publicado: 07/03/2016

hugochavez11e14182359911991453065198

La histórica lucha del campesino venezolano contra el latifundio fue reivindicada por el comandante Hugo Chávez cuando firmó la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, para avanzar hacia un nuevo modelo agroproductivo que garantiza la democratización de la propiedad de la tierra y acompaña al sector con financiamiento, insumos, asistencia técnica, servicios y otras herramientas para la producción de alimentos.

La orientación revolucionaria de este instrumento, aprobado vía Habilitante y promulgado el 10 de diciembre de 2001, llevó al Estado a acompañar de manera integral al campesino para transformar su relación con los medios de producción y abonar el tránsito hacia la soberanía alimentaria del país.

Las fuerzas productivas en los campos del estado Portuguesa, donde se genera más de 70% de los rubros de consumo masivo del país (cereales y oleaginosas), reafirman que la Ley de Tierras es la principal conquista del sector durante la Revolución Bolivariana.

“Sin ella seguiríamos siendo los invisibles de antes, a pesar de que los terratenientes nos explotaban bárbaramente”, expresó Alfredo Olochea, quien producto de la instrumentación de esta ley logró la titularidad de un predio “de manera gratuita y sin la coletilla de los que entregaba la cuarta República, que abajo decían ‘Esto no acredita propiedad”.

Para Olochea, quien con apoyo del Gobierno ha desarrollado una pequeña unidad de producción ganadera en el caserío San Nicolás, municipio San Genaro de Boconoíto, fue Chávez quien visibilizó al campesino como verdadera fuerza productiva y dio al traste “con la mal llamada Reforma Agraria de Rómulo Betancourt”.

Recordó que el resultado de “esa fulana reforma de los años 1960, que de reforma no tuvo nada”, fue el abandono del campo venezolano por hombres y mujeres a los que el Estado les distribuyó tierras y maquinaria, pero “los dejó solos, sin formación, sin acompañamiento, sin créditos para trabajar, muriéndose de hambre en parcelas que terminaron vendiendo a los poderosos de siempre”.

Fecha patria

La apreciación de Olochea es compartida por centenares de campesinos portugueseños que, en virtud del estamento jurídico y la creación de instituciones con las que Chávez sentó las bases del desarrollo rural integral, consideran que el 5 de marzo —fecha decretada como el Día del Campesino— ya no debe ser un día simbólico de celebración sino “una fecha de conmemoración Patria” en la que se exalte el legado agrario del Comandante y se honre eternamente su memoria.

“En Venezuela no hay comunidades campesinas donde no se visibilice la obra de Chávez”, apuntó Wolfang Alvarado, de la asociación de campesinos del eje mixto-pecuario de este estado llanero (San Genaro de Boconoíto-Papelón-Guanarito).

Comentó que los más de 900 pequeños productores de la asociación plantearán que el Día del Campesino se convierta en un día de conmemoración, pues coincide con el día de la partida física del líder socialista, “el único hombre del planeta que creyó en nosotros, apoyó nuestra lucha y llenó los campos venezolanos de asfalto, técnicos agrícolas, insumos, maquinaria, salud, educación y viviendas”.

Organización

Para avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo productivo agrícola, más de 5.200 pequeños productores de Portuguesa se organizaron en tres asociaciones de campesinos que, en articulación con el Gobierno, impulsan la conformación de tres distritos motores de desarrollo: Agua, Vida y Café, Mixto-Pecuario y Cerealero-Agroindustrial.

Este proceso organizativo arrancó en 2015 en atención a los tres ejes productivos del estado, con el propósito de hacer más eficiente la producción de alimentos y potenciar el desarrollo de la ganadería, la caficultura, la agroindustria y la producción de cereales.

Reúnen estas asociaciones 27.000 hectáreas disponibles para la producción de 3 millones 490.000 kilos de café, 45 millones 920.000 kilos de maíz y 54.000 litros de leche al día.

En la zona alta de Portuguesa, donde se proyecta conformar el Distrito Motor Agua, Vida y Café, la asociación de campesinos aglutina a 3.210 productores con más de 5.000 hectáreas; en el eje granero Turén-Esteller-Santa Rosalía, donde se prevé consolidar el Distrito Motor Cerealero-Agroindustrial, la asociación reúne a más de 1.160 campesinos con 11.480 hectáreas; y en la zona ganadera, donde se impulsa el Distrito Motor Mixto-Pecuario, se organizaron 912 pequeños productores que disponen de 10.480 hectáreas.

abn04092009490972739202_mct6346_1457183450

AVN