La prevención es la mejor manera de evitar el contagio con AH1N1

Publicado: 03/06/2013

La directora regional de Salud del estado Amazonas, Margarita Garrido junto a la epidemióloga regional, Neris Villalobos, expresó este lunes, 3  de junio, en rueda de prensa que “en Venezuela no existe un alerta o pandemia por AH1N1″

Villalobos manifestó que el AH1N1 se esperaba debido a que desde 2009 se sabe que es estacional al igual que otros virus que presentan cuadros gripales en determinadas temporadas, sobre todo en época de lluvia;  en consecuencia, desde 2009 se han presentado casos en todo el país.

“Nosotros queremos que la población conozca, maneje y tenga muy claro que éste es un virus gripal pero ataca con más fuerza a las personas vulnerables, en este caso a las de alto riesgo: embarazadas, adultos mayores, personas que padezcan alguna patología como diabetes, hipertensión arterial, VIH, entre otros. La mejor manera de evitar ser contagiados es mantener medidas preventivas”.

Las voceras mencionaron los síntomas: fiebre alta de 39 grados o más, dolor de cabeza, dolores musculares, cansancio extremo, congestión y secreción nasal, estornudos, dolor de garganta, tos seca severa de larga duración, dificultad respiratoria, náuseas, vómitos. Los síntomas en vez de disminuir se acentúan del tercer al quinto día, de allí la necesidad de que el médico descarte o detecte la posibilidad del virus.

Garrido manifestó que la gripe AH1N1 es un subtipo de influenza que afecta a los humanos. Se transmite de persona a persona de forma muy similar al proceso de contagio de la gripe estacional, es decir, a través de la tos y los estornudos, o llevando las manos a la boca y la nariz después de tocar algo contaminado con el virus.

Acotó que en caso de presentar algún síntoma se debe ir al ambulatorio o consultorio más cercano y exhortó a la no automedicación. Aclaró que únicamente se puede ingerir acetaminofén y abundante líquido, “es el tratamiento que debe seguir una persona diagnosticada con la influenza AH1N1, o que sospeche de su presencia”.

Respecto al  uso del tapabocas, Garrido dijo que sólo puede incrementar el riesgo de infección si no se usa adecuadamente, pues no está pensado para que un individuo se proteja del virus, sino para que el enfermo no disemine partículas virales en el ambiente.

En cuanto a las recomendaciones para prevenir la AH1N1, reiteraron el lavado frecuente de las manos con agua y jabón, uso de gel antibacterial; las personas con síntomas gripales deben estornudar y toser con un pañuelo, preferiblemente desechable, para evitar afectaciones adicionales entre la gente que los rodea, o cubrirse con el pliegue interno del codo; evitar las aglomeraciones de personas en lugares muy cerrados o pequeños, evitar compartir objetos personales como vasos, tazas y cubiertos.

A quién vacunar

Villalobos destacó que la vacuna es una medida de prevención y de protección específica para esta enfermedad, pero no la más importante. “La vacuna está focalizada en las personas de alto riesgo, ya que si cualquier otra persona se infecta no debería presentar complicación”, dijeron las voceras.

La vacuna es anual, su distribución y administración comienza en septiembre y se vence en junio, es decir que para esa fecha se espera ya haber inmunizado a la población con la jornada de Vacunación de América que se cumple todos los años en entre abril y mayo.

Afirmó que en ese estado han aplicado más de 9 mil dosis de la anti-influenza, de las cuales 3.186 se administraron a niños, 2.815 a adultos jóvenes, 352 en adultos mayores, 342 dosis a embarazadas, 220 en personal de Salud y más de 2 mil en grupos indígenas del estado.

Prensa MPPS / Prensa MinCI