Gerencia exitosa de la banca pública arroja dividendos por más de Bs. 3.200 millones en 2013

Publicado: 12/06/2013

Las instituciones financieras que agrupa la banca pública (Banco Bicentenario, Banco del Tesoro y Banco de Venezuela), registraron dividendos por la suma de 3.282 millones 658 mil 173 bolívares al cierre de mayo.

Esta cifra se divide entre los 1.495 millones 336 mil 166 bolívares que entregó el Banco de Venezuela, al cierre del mes de marzo correspondiente al primer trimestre del 2013, y 1.787 millones 322 mil siete bolívares que aportan el Banco de Venezuela (Bs. 1.088.373.439 correspondiente a los meses de abril y mayo), el Banco del Tesoro (Bs. 292.074.159) y el Banco Bicentenario (406.874.409,49 correspondientes al lapso enero-mayo).

El presidente Nicolás Maduro señaló que estos dividendos irán al Fondo de Eficiencia Socialista para cumplir con los compromisos de las jornadas de Gobierno de Calle.

“Estoy aceptando y depositando este dinero en el Fondo de Eficiencia Socialista, para invertirlo en autopistas, carreteras, escuelas, viviendas por todo el país”, informó Maduro.

Dividendos para el desarrollo social

El Gobierno Bolivariano, siguiendo con su plan de fortalecer la banca pública, dio un reimpulso al Banco de Fomento Regional Los Andes, Banfoandes, que luego de una fusión con varios bancos en el año 2010 pasaría a ser el Banco Bicentenario; creó el Banco del Tesoro en 2005 y nacionalizó el Banco de Venezuela en 2009, que estaba en manos del grupo español Santander desde 1996.

“El objetivo es colocar la banca al servicio del desarrollo económico del país”, señaló el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez en 2009 durante el anuncio de nacionalización del Banco de Venezuela.

Luego de la creación del Ministerio de Estado para la Banca Pública ese mismo año, la cartera crediticia supera los 115.000 millones de bolívares, siendo las más beneficiadas las carteras agrícola, manufacturera e hipotecaria.

En la actualidad, el Banco de Venezuela posee la mayor cartera crediticia de las instituciones financieras venezolanas, con más de 77.000 millones de los cuales el mayor aporte va dirigido hacia el sector agrícola, con un financiamiento que supera los 14.000 millones de bolívares; manufacturero, con más de 10.000 millones de bolívares e hipotecarios con más de 14.000 millones de bolívares.

Por su parte, el Banco Bicentenario posee el financiamiento más alto de créditos al sector de micro empresarios con más de 5.000 millones, mientras que el Banco del Tesoro  se ubica quinto en el financiamiento a la actividad manufacturera con 3.000 millones.

Bancos al servicio del Pueblo

El sistema financiero público también ha permitido el financiamiento de la política de inclusión que impulsa el Gobierno Bolivariano puesto que los dividendos que devengan las instituciones bancarias son dirigidos al financiamiento de proyectos y obras que benefician a comunidades; además se instituyó el mecanismo de la Cédula del Vivir Bien, que tiene como objetivo garantizar el  acceso al crédito a los sectores más bajos de la población.

“El fortalecimiento y articulación que existe en todos los bancos públicos y el trabajo nos ha permitido apoyar a todas las misiones sociales”, señaló el Ministro de Estado para la Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, al tiempo que recalcó el incremento interanual en los dividendos entregados al Ejecutivo Nacional en 128,4%.

De igual manera, recientemente y por orden del presidente Nicolás Maduro, la banca pública impulsó un plan de entrega de tarjetas de débito a los pensionados, acción a la cual se sumó el resto del sistema financiero dando como resultado que hasta mayo del año en curso, se hayan entregado 350 mil tarjetas de débito.

Confianza en el Estado

Para el cierre de 2012, la banca pública tenía más de 11 millones 832 mil clientes distribuidos en las 1156 agencias que se encuentran en todo el país. El Banco de Venezuela ha mantenido el liderazgo en captación de público durante 32 meses de forma consecutiva (desde mayo de 2010 hasta diciembre de 2012), pasando de 25.000 millones de bolívares en 2009, a 129.000 millones al cierre de 2012.

En cuanto a otros avances, estas tres instituciones financieras de la banca pública registran una morosidad que se ubica por debajo de la media del sistema financiero público y privado.

“Cuando vemos el crecimiento de las captaciones del Banco de Venezuela en el sistema financiero eso es confianza en las instituciones del Estado, le gente confía en que le van a administrar los recursos porque posteriormente a través de la intermediación financiera se van a otorgar los créditos”, expresó Rodolfo Marco Torres durante un acto de presentación de cuentas en enero de 2013.

El Ministro de Estado para la Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, también afirmó que el objetivo de dicho ente es ser punta de lanza del sistema financiero nacional, para lo cual la nueva banca pública seguirá impulsando planes de bancarización inclusiva, financiamiento al desarrollo productivo y eficacia para la administración de los recursos que arrojen dividendos para el financiamiento de proyectos y obras para el pueblo.

Jesus Inojosa/Prensa MiPPCI