1.000 niños y adolescentes se juramentaron como voceros para la convivencia y la paz

Publicado: 27/06/2013

1.000 niños, niñas y adolescentes de 40 unidades educativas nacionales y distritales de las parroquias de Caracas se juramentaron este jueves como voceros para la convivencia y la paz dentro de las escuelas.

La iniciativa es del Gobierno del Distrito Capital en articulación con defensores de niños y adolescentes del municipio Libertador, que hicieron los enlaces con el personal administrativo y docente de los planteles y así ilustrarle en qué consistiría el plan.

Luis Garcés, defensor de niños, niñas y adolescentes por la parroquia La Pastora, fue uno de los facilitadores de los talleres que se dictaron desde marzo pasado, con duración de tres semanas cada uno, para los escolares y así consolidar las brigadas.

Señaló que durante esta capacitación abordaron temas relacionados con la solución de conflictos escolares, el buen trato y el contenido de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y del Adolescente (Lopna).

A Garcés le correspondió capacitar a estudiantes de las unidades educativas distritales Antonio Vaamonde y José Gil Fortoul, ambas en La Pastora: “El interés que ellos han manifestado para formarse y su curiosidad ha sido lo mejor; el deseo de ellos ha sido vital en este proceso, no se cohiben, valientemente se expresan. La idea es que ellos multipliquen el mensaje dentro de sus propias aulas”.

Respeto, humildad y generosidad

Para los brigadistas seleccionados desde el 3º hasta el 6º grado de educación primaria y algunos de liceos de la parroquia Caricuao, el respeto, la humildad y la generosidad son valores vitales para procurar la paz y la sana convivencia.

Vanessa Ramírez y Yorgelis Hernández, de la UE Antonio Vaamonde, así como Legnabeth Madrid, de la UE José Gil Fortoul coincidieron en que la mejor manera de resolver conflictos es con la mediación y buscar ayuda de un adulto, padre, madre o docente, sin dejar de lado la comunicación.

Asimismo, el respeto, ser buenos compañeros, humildes, generosos, no agredir físicamente a otros y no discriminar es el mensaje fundamental que llevarán a sus compañeros de escuela, tal y como lo aseguraron de manera entusiasta.

Génesis Aranguren, de la Unidad Educativa Distrital Madariaga, también de La Pastora, añadió: “No a la violencia en los hogares; ayudemos a los compañeros que tengan problemas. Conversando podemos evitar ser violentos, la comunicación debe ser lo primero”.

La presidenta de la Fundación para el Niño, Niña y Adolescente del Distrito Capital, Carolina Ponce, resaltó que en esta iniciativa también participan los representantes y docentes, y a partir de septiembre aspiran reactivar el proceso de formación y activación de más brigadas.

La actuación de zanqueros, payasos, magos, malavaristas, así como música, juegos y el lanzamieto de globos tricolores amenizaron esta juramentación a pleno sol.

AVN