No cambiemos el clima, cambiemos el sistema

Publicado: 22/04/2013

 

En un mundo donde a diario se incrementan las emanaciones de carbono (CO2) producto de un modelo desarrollista de consumo, impulsado por las grandes potencias desde 1970, como parte de un llamado a la conciencia se conmemora todos los 22 de abril el “Día de la Tierra”.

Muchas han sido las Cumbres y Conferencias que se han celebrado en busca de una política dirigida a lograr mayor protección del ambiente y en varias de ellas participó el Comandante Supremo, Hugo Chávez, quien sostuvo que “el Socialismo es la única vía para salvar al planeta y con ello a la especie humana”.

Tanta fue su preocupación por el desarrollo de un modelo económico que estuviera supeditado al respeto y conservación del ambiente, que en el Plan de la Patria, elaborado por su puño y letra como propuesta del Segundo Plan Socialista Simón Bolívar para el periodo presidencial 2013-2019, el quinto Objetivo Estratégico establece “contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana”.

“En esta lucha, haremos todos los esfuerzos sensibles y bien dirigidos que haya que hacer en función de revertir las causas y efectos de las devastadoras crisis ambientales que atentan contra la posibilidad de vida del ser humano sobre el planeta tierra”, sostiene seguidamente este testamento político que el presidente, Nicolás Maduro, se comprometió en desarrollar.

En este sentido, insta a la Revolución a “contribuir a la conformación de un gran movimiento mundial para contener las causas y reparar los efectos del cambio climático”.

En la actualidad Venezuela cumple cabalmente con los tratados y convenios de preservación del ambiente que impulsan las naciones del mundo.

Para ello, el Gobierno Bolivariano ha impulsado, durante 14 años, planes de reforestación, limpieza y recuperación de cuencas de agua, lagos, así como mayor rigurosidad en la preservación de parques nacionales y la selva amazónica que estaba siendo asediados por mineros.

Entre los planes puestos en práctica, destaca la Misión Árbol que nació en el primer trimestre de 2006, de manos del Comandante Chávez, con el objetivo de reforestar espacios degradados. Esta Misión ha logrado la siembra de más de un millón de arboles, lo cual ha sido ejemplo para otras naciones que impulsan planes similares en Latinoamérica y el mundo.

Cumpliendo el legado de amor por la Tierra

El presidente Maduro ha puesto énfasis en el tema del ambiente, por lo que este domingo 21 de abril en cadena de Radio y Televisión designó como ministro de ambiente a Dante Rivas a quien instó a trabajar y desarrollar planes que permitan reimpulsar la tarea de reforestación.

“Vamos Dante, a trabajar duro para desarrollar ese quinto objetivo que tanto preocupó a nuestro Comandante Supremo. Vamos compañero, a fortalecer la Misión Árbol ”, exhortó el Jefe de Estado al nuevo ministro.

En la Conferencia Internacional de la Organización de Naciones Unidas sobre Cambio Climático celebrada en 2009, el Comandante Supremo Hugo Chávez, instó a los mandatarios del mundo a incrementar su trabajo por la preservación del planeta y alertó que de lo contrario la especie humana corre el peligro de la extinción “No cambiemos el clima, cambiemos el sistema. Y en consecuencia comenzaremos a cambiar el planeta. El capitalismo, el modelo de desarrollo destructivo está acabando con la vida, amenaza con acabar definitivamente con la especie humana” advertía desde entonces Hugo Chávez.

En la misma conferencia el líder revolucionario dejó abierta una invitación para honrar al planeta: “Señoras y señores seamos capaces de hacer de esta Tierra no la tumba de la humanidad, hagamos de esta Tierra un cielo, un cielo de vida, de paz, y de paz de hermandad para toda la humanidad, para la especie humana”.

Prensa MinCI / Jesús inojosa