El acompañamiento internacional rompió con el viejo modelo tutelar

Publicado: 19/09/2012

La figura del acompañamiento internacional rompió con el viejo modelo tutelar e injerencista impuesto en el país, aseguró Sandra Oblitas, Rectora del Consejo Nacional Electoral, al recordar que esta modalidad se comenzó a implementar en Venezuela a partir del año 2007.

Durante su participación en el programa Sufragio, que transmite el Canal Informativo de Radio Nacional de Venezuela, indicó que el acompañamiento es concebido como un proceso de intercambio horizontal y de mutuo aprendizaje.

El sistema electoral venezolano, construcción colectiva venezolana, se ha erigido como una fortaleza frente a las pretensiones de tutelajes y supervisiones, que además coloca al país en un plano de solidaridad y cooperación, con otras naciones, refirió.

“Nadie en Venezuela va a calificar o refrendar el proceso electoral, únicamente se expresa el pueblo venezolano de manera soberana y el poder electoral, como autoridad en la materia, emite los resultados que no son otra cosa que la expresión de la voluntad soberana emitida por la vía de los votos”.

El acompañamiento internacional, a la par de la observación nacional, es parte del entramado de elementos garantías de todo proceso electoral, aseguró al destacar la participación la misión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), de la Unión Africana y autoridades electorales de países hermanos.

El CNE contempla el diseño de un plan de actuación de los acompañantes internacionales, en el que además se determinará su distribución en el territorio de acuerdo al peso de la población votante.

En cuanto a la modalidad de observadores nacionales, Oblitas explicó que los grupos de observación, surgidos de la sociedad civil, participan en las fases de instalación, activación y cierre de mesas de votación de acuerdo con lo establecido en la norma electoral.

Estos grupos deben presentar un plan contentivo de las actividades a realizar durante la jornada electoral del 7 de octubre, propuesta que debe ser aprobada por el CNE para su ejecución.

En total 687 ciudadanos por organizaciones participarán en la elección presidencial en apegado al número aprobado por el ente electoral; su distribución en el territorio nacional se realiza sobre la base del peso de la población electoral y el número de centros de votación.

La Rectora Oblitas comentó que fue aprobada la presencia de técnicos de los grupos de observadores en las auditorías que realiza el CNE en la etapa previa y posterior al proceso comicial.

RNV